Este 1 de diciembre se celebra el Día Mundial de la Lucha contra el Sida, como una forma de generar una mayor conciencia de lo que supone esta enfermedad y mostrar solidaridad internacional ante la pandemia. Esta fecha se conmemoró por primera vez el 1 de diciembre de 1988.

Es una oportunidad para celebrar y respaldar los esfuerzos mundiales para prevenir nuevas infecciones por el VIH, ampliar los conocimientos sobre ese virus y apoyar a las personas seropositivas.

Desde que se comenzó a celebrar el Día Mundial de la Lucha contra el SIDA, hace 31 años, el progreso en materia de prevención y tratamiento de la infección por el VIH ha sido extraordinario. Hay medicamentos para combatirla que ayudan a las personas seropositivas a tener una vida larga y saludable y prevenir la transmisión del virus. Además, existen métodos eficaces de prevención de dicha infección, incluso profilaxis preexposición (PrEP) y profilaxis posexposición (PEP).

En América Latina, las nuevas infecciones por VIH han aumentado un 7% desde 2010. Se estima que 100 mil personas contrajeron el VIH solo en 2018 y uno de cada cinco eran jóvenes de entre 15 y 24 años.

En el Caribe, casi una de cada tres nuevas infecciones por el VIH ocurre entre los jóvenes. Sin embargo, en el Caribe, el número de nuevas infecciones se ha reducido en un 16 % con un estimado de 16 mil nuevos casos en 2018.

En toda la Región, los hombres y jóvenes gays y los hombres que tienen relaciones sexuales con otros hombres (HSH) continúan siendo afectados de manera desproporcionada por el VIH, lo que representa el 40 % de todas las nuevas infecciones en América Latina y 22 % en el Caribe. En todo el mundo, los hombres gays y los HSH tienen alrededor de 22 veces más probabilidades de tener VIH que las personas de la población general.

En 2019, la Organización Panamericana de la Salud y la Organización Mundial de la Salud, junto con las oficinas regionales de ONUSIDA y UNICEF, PANCAP y la Red Latinoamericana de Jóvenes que Viven con el VIH (J+LAC), adoptaron conjuntamente el lema #HablaConmigoAbiertamente.

La campaña tiene como objetivo concientizar, especialmente los trabajadores de la salud, sobre las necesidades de los jóvenes e incentivarlos a que participen en la reducción del estigma y la discriminación hacia las personas más vulnerables a la infección por el VIH.

La discriminación es una barrera importante que impide que muchos accedan a la atención en salud. La campaña apunta también a empoderar a los jóvenes, incluidos los jóvenes gays, para que busquen información de calidad y el apoyo que necesitan para llevar una vida sexual saludable.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí