Sandra Barrera, es el nombre de la jueza del juzgado de lo penal Número 1, de la Provincial de Santa Cruz, que propició este martes 6 de mayo un hecho inédito que ha resultado insólito para muchos y tierno para otros. Se trata de un juicio por maltrato animal, al que la togada invitó como testigo a la víctima, una perra de raza pitbull de nombre Milagros.

Barrera argumentó que el motivo de su iniciativa fue que la “la paciente sea examinada y testada por el perito veterinario y a fin de que en la puerta del Palacio de Justicia no se le impida el acceso” y por su parte el Tribunal Superior de Justicia de Canarias (TSJC) explicó que la decisión se tomó “con el acuerdo de todas las partes, que lo consideraron un buen gesto de cara a concienciar a la sociedad sobre el problema del maltrato animal”.

Los hechos por los que tiene lugar este juicio tuvieron lugar en el año 2012, y los enjuiciados son dos sujetos que aparentemente son pareja sentimental. Lo que se sabe hasta ahora es que para la fecha, el can Milagros fue víctima de abusos no sólo por parte de los investigados, sino también por parte de otros perros que estos tenían, los cuales de acuerdo a las investigaciones la atacaron y mordieron causándole heridas por mordeduras profundas.

Lo tortuoso del asunto es que los presuntos maltratadores, cuya identidad no ha trascendido, en vez de ayudar al animal herido, lo colocaron dentro de una maleta con la cabeza afuera y lo echaron a un contenedor de basura, en donde permaneció por un lapso de 21 horas, hasta que unos vecinos la rescataron y trasladaron a un veterinario, que dio como dictamen infecciones severas en las heridas, por lo que la mascota fue hospitalizada durante un mes.

Actualmente la perra sigue bajo el cuido de quienes la rescataron en aquel momento, quienes tras saberla recuperada adelantaron el trámite de adopción.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí