Entre dolor, llanto e impotencia, parientes y amigos exigieron justicia en el sepelio de María del Pilar Hurtado

Entre dolor, llanto e impotencia, parientes y amigos exigieron justicia en el sepelio de María del Pilar Hurtado

Con sus rostros entristecidos, vestidos de blancos que compaginaban con los globos que llevaban en sus manos, familiares y amigos de María del Pilar Hurtado, asesinada el pasado viernes en Tierralta, exigieron justicia en medio de un conmovedor sepelio.

El cuerpo de Hurtado fue velado durante dos días en su pueblo natal en Puerto Tejada, Cauca, barrio La Milagrosa, donde sus parientes la han reconocidos como lideresa social alegando que formó parte de la Fundación de Víctimas Adelante con Fortaleza, desde donde denunció una ola de crímenes que se habían desatado en esa localidad.

Justo al féretro iban los cuatro niños de la víctima, quienes acompañados de su abuela lloraban sin cesar la muerte de su madre.

Juana Montaño, madre de María del Pilar, pidió al gobierno que “se haga justicia y que no se olviden de ella y los niños, para quienes pidió protección para que continúen sus estudios.

El gobernador del Cauca, Óscar Campo, acudió a las honras fúnebres. A través de cuenta en Twitter dijo: “Acompañamos en Puerto Tejada a familia de María del Pilar Hurtado. Como sociedad necesitamos reflexionar ante la importancia de la vida, que la conciencia social nos permita enarbolar la defensa a la vida para que sea el mejor ejemplo para nuestros niños, niñas y jóvenes.

Se espera que en las próximas horas, los entes a cargo de la investigación ordenada por el presidente Duque, logren esclarecer este crimen que mantiene dolido al pueblo colombiano.