Empresas colombianas apuestan por la producción de empaques sostenibles

Empresas colombianas apuestan por la producción de empaques sostenibles

El más reciente informe sobre la salud de la Tierra, socializado por el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), tiene un mensaje claro para todos: es hora de hacer cambios drásticos para evitar, muy pronto, una catástrofe medioambiental. Lo preocupante es que, al parecer, los países no están tomando las medidas necesarias para frenar la contaminación, mitigar el cambio climático ni buscar opciones para la reducción del plástico.

Precisamente, el tema del uso del plástico es uno del más álgido hoy día. Es por ello que compañías de diferentes sectores están invirtiendo en innovación e investigación para desarrollar soluciones que puedan reemplazar al plástico, pero que guarden su misma eficiencia y versatilidad. Uno de los materiales preferidos para hacer esta sustitución son los polímeros de origen natural –derivados de fuentes como el maíz o el almidón-, que además son biodegradables.

Greenpack, empresa colombiana dedicada al diseño, fabricación y comercialización de empaques biodegradables, compostables, reciclables y sustentables, es una de las pioneras en el país en el uso de estos materiales verdes. “Nosotros fabricamos nuestros productos con una solución llamada Ecovio, desarrollada por la multinacional alemana BASF. Es un plástico compostable compuesto por un polímero (ecoflex) y ácido poliláctico (PLA), obtenido a partir de materias primas renovables” explica Sonia Méndez, directora de GreenPack.

“Usar esta solución nos funciona muy bien en la protección contra la humedad, con una excelente sellabilidad, para los empaques de papel para alimentos”, agrega Méndez.

Materiales como el Ecovio pueden ser aplicados en cajas de empaque para llevar y servir alimentos o bolsas para granolas, café y productos orgánicos tipo exportación que requieren vender un producto íntegro al ser 100% biodegradable. “Este tipo soluciones facilitan, por ejemplo, la fácil disposición de residuos, ya que permiten desechar los empaques con residuos de alimentos en contenedores de residuos orgánicos”, explica Daniel Flórez, consultor de Negocios de Materiales de Rendimiento de BASF para Colombia, Ecuador y Venezuela. Los productos fabricados con esta materia prima pueden desaparecer, en condiciones de compostaje, en hasta 90 días.