El voto en blanco

El voto en blanco

A través de los años se ha discutido sobre la eficacia del VOTO EN BLANCO, un tema en el que difícilmente encontramos unanimidad de criterios a pesar de la importancia que reviste esta decisión cuando tiene efectos legales y por supuesto electorales.

Encarna el voto en blanco la aspiración de un grupo de ciudadanos de sentar su voz de protesta cuando consideran que los candidatos en contienda no representan los intereses de la gran mayoría de los colombianos y la elección de cualquiera de ellos significaría algo así como la dictadura de una minoría.

En Colombia no ha dado resultados porque el mensaje no lo entiende la mayoría de los ciudadanos y prefieren no votar y engrosar el ejército de abstencionistas porque no creen en la eficacia del voto en blanco y no conocen sus alcances jurídicos cuando obtiene la mayoría.

Pero este voto en blanco en segunda vuelta no tiene ninguna eficacia, pues aunque obtenga la mayoría de los votos las elecciones no tendrían que repetirse y solo ganaría el que obtenga la mayoría de los votos, cosa distinta de lo que ocurriria en la primera vuelta donde tendrían que repetirse las elecciones pero no se podrían presentar los mismos candidatos sino nuevos aspirantes.

Pero obviamente no es el caso nuestro que ya estamos a escasos días de la segunda vuelta, es más un tema de moral que de eficacia electoral. En el pasado, que realmente no perdona, GUSTAVO PETRO en el año 2010 optó por esta vía para no votar por ANTANAS MOCKUS NI JUAN MANUEL SANTOS, pero hoy cuando SERGIO FAJARDO Y JORGE ROBLEDO prefieren optar por esta vía, a PETRO se le viene el mundo encima, pues no contar entre sus activos políticos para la foto con FAJARDO, MOCKUS o ROBLEDO, políticos con las más altas calificaciones y referencias entre la opinión pública, al PETRO modelo 2018 no le viene bien y seguramente por esta vía se le puede ir la PRESIDENCIA.

Pero creemos que esta segunda vuelta va a estar bastante reñida y posiblemente más de 5 millones de colombianos van a salir a votar, adicionales a quienes lo hicieron en la primera vuelta y es preciso mirar el reacomodo de los 6 millones que votaron por FAJARDO, VARGAS Y DELACALLE , de modo que estas elecciones prometen ser las más votadas de la historia del PAÍS, en buena hora y ojalá sea para dar un mandato fuerte y amplio al nuevo PRESIDENTE.

En nuestras manos está construir una COLOMBIA INCLUYENTE, donde se diriman por esta vía, la electoral, todos los conflictos de una sociedad acostumbrada hasta ahora a resolver sus conflictos apelando a la violencia y al imperio de las ARMAS.

Hoy esperamos que impere la DIALÉCTICA DE LOS VOTOS.