“El mejor recuerdo de él es que luchaba por seguir adelante”: Familiares de médico unisinuano asesinado en El Bagre

“El mejor recuerdo de él es que luchaba por seguir adelante”: Familiares de médico unisinuano asesinado en El Bagre

Cabizbajos, con lágrimas en sus ojos y una leve resignación, llegaron la mañana de este lunes a las afueras de la Catedral San Jerónimo de Montería, los padres de Cristian Julio Arteaga, el médico egresado de la Universidad del Sinú que fue asesinado el pasado viernes en El Bagre-Antioquia.

La familia llegó al lugar para hacer parte de un platón en el que confluyeron colegas de Cristian Camilo y estudiantes de la facultad de medicina de la citada casa de estudios, a fin de hacer notar el rechazo por la violencia que los azota y emanar un grito de ‘justicia’ por la memoria de quien fuera su compañero.

Sebastián Arteaga, su padre y quien también es médico, indicó que el mejor recuerdo que se lleva de su hijo “es que él siempre luchaba por seguir adelante” y estaba trabajando en pro de ello, ya que estaba próximo a iniciar una especialización. Manifestó que muchas veces se lo quiso llevar a su ciudad natal: Palmira-Valle del Cauca, pero este se rehusó alegando que quería seguir ejerciendo su profesión, razón por la que se residenciaron en la capital de Córdoba.

En medio de su dolor, este padre aseveró en que es necesario seguir luchando para que los médicos del país no pierdan la vida a manos de “desalmados”, por lo que envió un mensaje a la comunidad en general para que les ayude a emanar una voz de rechazo y atención a lo que está sucediendo.

Por su parte, la comisión de médicos y estudiantes de medicina que se apostó a las afueras de la catedral en apoyo de la familia Arteaga, hizo fuertes consignas como “Médicos S.OS.”, “Justicia”, y “Camilo te llevamos en el corazón”.

Como se recordará Cristian Camilo recibió siete impactos de balas, en momentos en los que se encontraba esperando un taxi en la Terminal de Pasajeros de Bello-Antioquia. Su cuerpo fue sepultado este domingo en el cementerio Jardines de La Esperanza de Montería. Autoridades aún investigan el móvil del crimen.