Editorial La Piragua

Editorial La Piragua

La falta de liderazgo en la ciudad de Montería en casi todos los sectores políticos, tienen a la ciudad muy dividida.

 

 

Todo esto, porque somos un conglomerado de inmigrantes de todos los municipios. Esto permite que sectores amplios de población elijan senadores y representantes de todos los partidos, que ubican sus delegados para nombrarlos en institutos descentralizados y organizaciones del orden departamental.

 

 

Se ha comprobado que estos funcionarios por lo regular aspiran al Concejo Municipal, o son nombrados secretarios de despacho y los más osados buscan la Alcaldía de Montería. Es de cabal conocimiento, que históricamente esta demostrado que la mayoría de nuestros parlamentarios son de provincias, con una cuota clientelista muy amplia, por ejemplo: Martín Morales, san Antero, Fabio Amín, Lorica, Musa Besayle, Bernardo Elías, Joche Tous, sahagunenses, David Barguil, Cerete, Arlet Casado, sanandresana, Nora García, monteriana, Sara Piedrahita más con intereses en Sahagún que en Montería y Raymundo Méndez Bechara que Así que ante esta cruda realidad, Montería necesita por ahora, reclamarle a estos parlamentarios que le devuelvan a la ciudad el equivalente a los votos que sacaron, que fue más del 70% y que esto se refleje en inversión social y acompañamiento a nuestro alcalde, Marcos Daniel Pineda sin lugar a mezquindades para jalonar el desarrollo de nuestra capital.

 

 

Si ustedes señores parlamentarios, no son capaces de cumplirle a Montería, aquí tendrá que gestarse un movimiento de monterianos para monterianos que exalte el sentido de pertenencia de una ciudad en crecimiento y con múltiples necesidades.

 

 

Montería tiene que dejar de ser una vez por todas, la despensa de votos para nuestros foráneos parlamentarios, o se ajustan a nuestras necesidades más sentidas o este movimiento nacerá más temprano que tarde. ¡Esta es una cita ineludible con la historia!