COMFACOR

COMFACOR

Lo habíamos anunciado desde hace varios meses luego de la investigación realizada por nuestra unidad investigativa que mostró lo nefasto que había sido para nuestra Caja de Compensación Familiar el gerente interventor que nos enviaron de BOGOTÁ y prendimos las alarmas y denunciamos que había sido peor el remedio que la enfermedad.

Ya la situación tomó rumbos insospechados por el alto índice de corrupción y la ineficacia de la FISCALÍA, la PROCURADURÍA Y la CONTRALORÍA, para determinar a tiempo los responsables del desangre de esta EMPRESA SÍMBOLO Y PATRIMONIO de los trabajadores CORDOBESES.

Nuestra clase política es responsable y también quienes han conformado las Juntas Directivas de la Caja a lo largo de estos años porque por su negligencia y complicidad han permitido su deterioro y casi DEFUNCIÓN.

Se está armando una NUEVA CAJA, los grandes empleadores se aburrieron y esperan armar otra que puedan sacarla de las garras de la politiquería, para impedir que por el fracaso de los GOBIERNOS DE TURNO, como los 8 años de SANTOS que dejó sin vigilancia y a la libre iniciativa CRIMINAL de los RATONES, se puedan seguir aprovechando de la falta de GATOS.

Vergüenza ha de ser para nuestro DEPARTAMENTO y no hay de otra que pedirle al GOBIERNO NACIONAL que reverse esta medida liquidadora y la cambie por otra de intervención seria, temporizada y acompañada por los entes de control que esta vez sí ejerzan su labor y por el bien de nuestra CAJA se meta a la cárcel a los responsables desde la Junta Directiva hasta sus directivos corruptos y ladrones que acrecentaron su patrimonio de manera descarada e injustificable, solo hay que seguir la ruta del dinero y las ostentaciones en redes sociales de los nuevos ricos, que no escatiman recursos para exhibir el trofeo de su corrupción.

Para colmo de males hace dos días el GERENTE INTERVENTOR, a pesar de su escaso tiempo en el cargo, planteó una solución para seguir prestando el servicio y no condenar a MUERTE por la no prestación de servicios tan esenciales como las DIÁLISIS, a sus afiliados, algunos de los cuales tienen que atravesar medio DEPARTAMENTO para poder ser atendidos.

El acuerdo incluía dos años de gracia para los grandes acreedores que seguirían prestando el servicio y en contraprestación se pagarían puntualmente los nuevos compromisos, pero los GENIOS DE LA SÚPER ordenaron la retención de los pagos haciendo penosa y casi inútil la presencia del reciente interventor.

Hasta cuándo señor PRESIDENTE DUQUE el choque de vanidades de dos SUPERINTENDENTES SALUD Y DE SUBSIDIO FAMILIAR, nos va a conducir al despeñadero seguro que transitamos y no a la verdadera solución que esperamos con una sensata intervención que nos saque de este apocalíptico destino.

Este GOBIERNO no puede andar improvisando, dando palos de ciego, o no confían ni siquiera en sus propios elementos, ahora sí nombrados por esta administración. VERGÜENZA MÁS QUE SE SUMA PARA NUESTRO DEPARTAMENTO.

SEÑOR PRESIDENTE DUQUE, no haga más penosa la vergüenza que sentimos por los malos hijos de CÓRDOBA que optaron por actuar mal y que merecen la dureza del peso de la ley, ojalá la FISCALÍA GENERAL traiga una unidad especializada de Bogotá que permita esclarecer y poner a buen recaudo a los corruptos de COMFACOR.