EDITORIAL

EDITORIAL

LAS REDES EN TIEMPOS DE INFAMIA

Las redes sociales o medios de comunicación ALTERNATIVOS o no TRADICIONALES, cada día están dejando más obsoletos a esos que conocemos hasta hoy: RADIO, PRENSA Y TV, si estos no se ponen a tono con los tiempos e inician un proceso de fusión “digital» que les permita amalgamar ambas tecnologías.

Sin la reingeniería necesaria, cada día se aislarán y serán menos competitivos, pues ya hoy la comunicación es más ágil, casi inmediata y se ha simplificado de tal manera que ahora todo se tiene en un solo equipo: AUDIO, VIDEO Y TEXTO, de modo que si no están en tu celular estás prácticamente aislado, pues hasta hace poco era impensable ver en vivo, en tiempo real, por ejemplo, el triunfo de EGAN BERNAL o cualquier acción de rechazo o de celebración a través de FACEBOOK LIVE. 

Son estas redes sociales o medios de comunicación alternativos los que nos permiten ser hoy más globalizados e integrados en la famosa aldea global de la que hablaba MacLuhan, que se hace cada día más pequeña y amplía nuestros conocimientos sobre nuestros países vecinos y los del otro lado del mundo, de tal manera que las fronteras culturales y comerciales se estrechan y sabemos tanto o más del presidente DUQUE, como lo que pasa con el vecino MADURO.

Esto nos tiene que plantear nuevos retos, empezando por las facultades de comunicación de nuestras universidades, incluyendo su nombre como tal y el título que entregan, es una constante evolución tecnológica que nos plantea retos siempre a corto plazo, redes 4G que todavía no utilizamos en nuestro territorio operacionalmente, cuando ya el MINISTERIO TIC está planteando la licitación de los canales que conducen a una 5G.

Ante este acelerado desarrollo tecnológico en telecomunicaciones, qué tenemos que plantearnos como sociedad? Hoy creemos que hay que acondicionar nuestro sistema educativo y sus formas, incluyendo los textos escolares, nuestra competitividad y calidad educativa para que nuestros jóvenes lleguen a la aldea global a ser competitivos, pues tal como estamos en la actualidad esa posibilidad es cada vez más lejana, esto incluye a nuestros DOCENTES, pues un 70 % de ellos hacen parte de generaciones análogas que con las distancias tecnológicas de cada día, si no son capacitados y actualizados se volverían un decorado más como aquellos “electrodomésticos viejos de cambio».

Es triste decirlo pero hay que prender las alarmas ante esta cruda realidad que vivimos en un mundo donde ya definimos los valores de los bienes según la tecnología que tengan y si llevan implícita como primera oferta el AHORRO (COMBUSTIBLE, ENERGÍA), para citar dos ejemplos.

Todo esto para sólo enumerar el porqué de los cambios necesarios, como el de la PAQUIDÉRMICA LEY 1715 DEL 2014, que después de cinco años no refleja su espíritu sino la ineficacia del Estado.

Por eso hoy exhortamos a nuestros legisladores, en su mayoría JÓVENES, para que se “sintonicen“ DIGITALMENTE con los nuevos tiempos.