Desesperados

Desesperados

Vecinos de la pradera están preocupados por el consumo de marihuana de jóvenes y las altas velocidades de automotores por la sexta etapa

La pradera es uno de los principales barrios populares de la ciudad de montería y en estos momentos presenta problemas de consumo de drogas y el paso de automotores a altas velocidades. Estos dos problemas tienen preocupados a los habitantes de este sector. Por un lado en el caso de consumo de drogas por parte de jóvenes que diariamente se ubican detrás de la guardería del barrio, un CDI del Bienestar Familiar creando desórdenes y mal ejemplo a los niños que habitan a su alrededor. Luego, de manera inesperada, estos mismos consumidores, se trasladaron a la calle principal de la sexta etapa para continuar con el consumo de sustancias alucinógenas sin que la policía que está en el cuadrante les aplique el código de policía.

Padres de familia se han cansado de llamar a la policía cercana para que le ponga fin a este espectáculo bochornoso, pero los agentes llegan, hablan con ellos, y se van sin tomar cartas en el asunto. Existe mucha preocupación por parte de personas de bien que ya incluso tienen temor de que los muchachos viciosos tomen reacción beligerante contra los habitantes, por cuanto ya se han presentado roces con la comunidad, quienes muchas veces han ido de buenas maneras para pedirles a los jóvenes que se retiren, y sin embargo, estos le gritan palabras obscenas e insultos.

La comunidad le pide al comandante de policía metropolitana que mande patrullas constantemente hasta que desalojen este lugar. O que instale en el lugar un Cai móvil. Recordemos que no solamente esta problemática se da en este sector, sino en otros sectores del barrio, en especial en el polideportivo.

El segundo problema que a los habitantes les preocupa es que por la vía principal los vehículos, tanto motos como carros, pasan a velocidades exageradas sin tener en cuenta que esta es una vía de mucho tránsito de personas que van para sus trabajos y jóvenes que usan este paso obligado para ir a los colegios. Esta es la mayor preocupación de padres de familia quienes ven con temor que uno de sus hijos pueda ser arrollado por un carro o una moto. Así que le hicieron un llamado a la Secretaría de Tránsito para que instale más reductores de velocidad.

Luz Amparo Salcedo, secretaria de tránsito Municipal, manifestó que ya realizaron un estudio técnico para que en un tiempo no muy lejano puedan colocar los reductores. Afirmó la funcionaria que en años anteriores se habían colocado estos reductores pero la comunidad puso el grito en el cielo aduciendo que la vibración de los carros y el ruido de los mismos perturbaba su tranquilidad.