Desde 2011 no había tantos desplazados en el país: ONU sobre situación en el sur de Córdoba

Desde 2011 no había tantos desplazados en el país: ONU sobre situación en el sur de Córdoba

2.159 es el número de desplazados que según la Oficina de Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA) en Colombia, hay actualmente en el sur de Córdoba y algunas partes de Antioquia.

De acuerdo a esta organización esta cifra de desplazados no se había visto en el país desde 2011, ya que si bien es cierto que ha habido desplazamientos esporádicos, ninguno –en los últimos ocho años- había alcanzado la magnitud del que hoy atañe principalmente a los cordobeses.

Así mismo la ONU informó que se trata de “campesinos e indígenas de las comunidades Embera katio y Zenúes” y destacó que “los desplazados están alojados en iglesias, casas de familiares y albergues improvisados, construidos con telas y plástico”.

Es de recordar que este fenómeno ha sido inducido por los grupos armados que imperan en la zona, cuyos combates por el poder delincuencial en la misma, han coartado la tranquilidad y comodidad de los habitantes, quienes han sido asediados con amenazas de muerte para que abandonen sus inmuebles. La responsabilidad de esto según las autoridades, recae sobre el bloque N° 18, disidente de la extinta guerrilla Farc.

Pero esto se ha convertido en un efecto dominó, toda vez que los desplazados no sólo han sido forzados a salir de su zona de confort, sino que además han sido inducidos a un ambiente en donde lo que prevalece es el hacinamiento, dado que la cantidad de refugiados supera las capacidades de los distintos albergues que han sido dispuestos, uno de ellos en el corregimiento Juan José, municipio Puerto Libertador y otro en la diócesis de Montelíbano.

“Las familias que habitan en los albergues improvisados no cuentan con colchonetas, ni hamacas, están expuestas al sol y al agua y no tienen luz eléctrica. En algunas viviendas duermen hasta 10 niños en una habitación. Algunas familias no han tenido acceso a agua ni elementos de higiene para el aseo personal”, describió la oficina de la ONU.