¿COMO Y PORQUÉ VOTAR PARA NO BOTAR EL VOTO?

APUNTES DE “PACHO” MENDOZA

Creemos que no es difícil que en el proceso electoral se den los cambios de actitud de la alta o mediana participación ciudadana que aún se sigue dando en los procesos electorales que se cumplen cada cuatro años para la elección de los miembros de las corporaciones públicas que se realizan para la renovación de las mismas, como son gobernadores y alcaldes, en el área administrativa, además de congresistas, diputados y concejales en el campo legislativo.

Creemos que cada día se hace necesario un cambio de actitud por parte de los electores, lo cual será posible si asume una buena decisión cuando se trata de ratificar en sus aspiraciones a los aspirantes, lo cual tendría sentido y justificación si los candidatos o aspirantes tuvieron en cuenta las permanentes necesidades de las comunidades.

Para que ello ocurra, es necesario que el elector tenga en cuenta cuál ha sido el trabajo realizado por el aspirante a ser reelegido. Es decir, que el elector actúe o decida al depositar su voto, lo cual debe tener como fundamento, que el trabajo realizado por los candidatos, realmente ha proporcionado soluciones a las numerosas necesidades de las comunidades.

Creemos, que ya es hora de que el elector sea consciente que el sistema que ha venido operando por parte de la mayoría de los candidatos a las distintas corporaciones públicas, llámese Senado, Cámara de

Representantes, Asamblea, Concejo municipal, Gobernación o Alcaldía, debe arrojar resultados positivos en cuanto a las necesidades de las comunidades. No sobra señalar, que los llamados líderes políticos que actúan como intermediarios de los aspirantes a las corporaciones públicas frente a las comunidades, también son responsables de este denigrante sistema. que ofende la conciencia de los electores, además de que bien podría calificarse como una afrenta o burla a los electores.

Sabemos, a conciencia plena, que este panorama no es nuevo, pero creemos necesario que se plantee, con miras a que las comunidades de las veredas y de las barriadas de Montería, tomen conciencia de esta vieja problemática que afecta principalmente a los habitantes de los sectores rurales que son los más explotados por buena parte de quienes tienen como profesión la política. Sin embargo, creemos que ya es hora que las cosas cambien. Si no lo hacen quienes hasta el momento han usufructuado esa actividad, distorsionando su filosofía, que lo hagan los electores o que los intermediarios, a quienes se les denomina “Líderes” se sacudan y cambien de actitud: Que representen realmente a las comunidades, demandando más respeto a estas, que tantas necesidades han afrontado y siguen afrontando, y que ya son ancestrales. A lo anterior hay que agregar que en los últimos años el abuso y la burla al elector han crecido hasta el punto que muchos aspirantes se limitan a utilizar a los amigos de mayor confianza, para que se encarguen de motivar a los electores, logrando de esa manera el umbral mínimo de votos para resultar elegidos y por consiguiente, disfrutar en mejor forma los objetivos económicos que supone el asegurar una vez más la respectiva curul a la que nuevamente aspiraron.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*