“Chamuscarlos”

“Chamuscarlos”

Por: Emilio Córdoba Díaz

El sol y el viento serán utilizados ahora como alternativa, para abastecer de energía a los colombianos.
En subasta fueron asignados seis proyectos de generación eólica por 1.160 megavatios, ubicados en la Guajira, y dos proyectos de generación solar, por 238 megavatios en el Cesar. Expertos destacan el avance pero aseguran que aún falta mucho camino por recorrer.

Con la subasta de energía de cargos por confiabilidad realizada la semana anterior, el país dio un paso hacia la transformación energética y aseguró inversiones por 1398 megavatios en proyectos de energías renovables provenientes de fuentes solares y eólicas.

La ministra de Minas y Energía, María Fernanda Suárez, dio a conocer que la subasta alcanzó el objetivo de brindar a los colombianos un abastecimiento de energía confiable en el largo plazo, incluso para los escenarios de incertidumbre.
Adicional a esto, aseguró que se logró una reducción del 11% en el cargo de confiabilidad actual.

La asignación de las energías alternativas representó un 6% del total de la subasta, la cual asignó 250,55 gigavatios hora – día, de los cuales 37,37 corresponden a proyectos de generación nuevos.

Esta operación permite garantizar la demanda de energía de los colombianos para los años 2022 y 2023. Es de anotar que dentro del paquete asignado, 17 serán plantas nuevas, mientras que seis son especiales, es decir que en el momento de la subasta ya estaban en construcción o existían y serán repotencializados. Estas se sumarán, a las 47 ya existentes. ¿Pero qué tantos pasos ha dado Colombia hacía la transformación energética?

Hoy se habla de que la meta del Gobierno Nacional es pasar de 50 megas de capacidad instalada de energías renovables no convencionales a 1500 megas al término del mandato. Expertos aseguran que el país todavía está crudo en el tema y que falta apoyar más a las comunidades.

Sé que los próximos alcaldes municipales del departamento y nuestros próximos aspirantes a la Gobernación incluirán en sus planes de desarrollo un capítulo especial a lo referente al calentamiento global y lógicamente lo concerniente, a las Energías Renovables. Esto, a sabiendas que el sol y el viento se convertirán en el futuro en las fuentes de energía para el departamento e inclusive, para Colombia. Y además, porque disminuye el efecto Invernadero, actor principal del calentamiento de la tierra.

Ojalá nuestros políticos regionales y todos nosotros, sigamos tomando más conciencia de esta verdad para contrarrestar que los rayos del sol, produzcan más sequías de las que estamos viviendo y además de que nuestros niños del futuro puedan volar sus barriletes y se sostengan en el aire resistiendo los rayos solares como lo hace la presente generación y no sea que los rayos del sol se vuelvan más intenso por nuestra culpa que, inclusive, al volar sus barriletes en el mes de agosto donde nos da muchas alegrías presenciarlos en el aire con sus colas moviéndose como las polleras de nuestras fandangueras, se tornen en tristezas al mirar parte de la presente y las futuras generaciones que, debido a la intensidad de los rayos solares a causa del calentamiento global, los niños no puedan volar sus barriletes porque las altas temperaturas producidas por los rayos solares podrían incendiarle “la cola en el aire, hasta llegar a “Chamuscarlos”