Así será vivir hasta los 100 años

Así será vivir hasta los 100 años

Los demógrafos calculan que por cada década que pasa, la vida en promedio se extenderá dos años. Esto significa que quien actualmente tiene 60 tendrá 50 por ciento de posibilidades de llegar a 90. La mitad de los que tienen hoy 40 llegarán a 95, y los que hoy cumplieron 20 tendrán una gran oportunidad de convertirse en centenarios. Ese fenómeno se observa en el mundo entero, incluso en los países pobres. La semana pasada, la Organización Mundial de la Salud dio a conocer un informe en el que registró un aumento de cinco años en promedio en la expectativa de vida en apenas 15 años, y curiosamente el mayor crecimiento se presentó en África.

 

 

Los estudiosos siempre han visto ese fenómeno con un tinte trágico: que la pirámide demográfica ya no se sostendrá, que no habrá dinero para pagar las pensiones, que el mundo se llenará de viejos con alzhéimer, que los sistemas de salud colapsarán. La psicóloga Lynda Gratton y el economista Andrew Scott, profesores del London Business School, son conscientes de que los retos no son de poca monta, pero creen que no todos esos cambios van a ser malos. Todo dependerá de los ajustes que hay que comenzar a hacer hoy. “Si esta tendencia se pasa por alto, tener más tiempo será una maldición. Pero si lo hacemos bien será un gran regalo”, dicen en su libro The 100-Year Life, en el que describen cómo será vivir y trabajar en la edad de la longevidad.

 

 

Los autores sostienen que en un mundo de centenarios la trama de la vida no puede desarrollarse en tres simples actos, tal y como sucede hoy, cuando la gente primero se enfoca en educarse, luego en trabajar y después de 30 años en jubilarse. En el escenario de los 100 años se necesitará un libreto diferente, porque nadie logrará sostenerse con una pensión a la edad de retiro actual. Si las cosas siguen tal cual, dicen, las personas tendrán que arreglárselas con una pensión muy baja y, según ellos, no tiene sentido vivir más pero en condiciones de pobreza. Aunque es duro aceptar que habrá que pasar trabajando los años extra, esa parece ser la única salida. Y se calcula que habrá que marcar tarjeta hasta los 80 para vivir sin afugias.

 

 

No es difícil imaginar el tedio y cansancio que generaría pasar 50 años en la misma empresa e incluso en la misma profesión. Por eso, Gratton y Scott piensan que la vida tendrá que volverse una obra con más episodios y temporadas, e incluso con nuevos actores (los de la generación de 18 a 30) que podrán tener hasta tres profesiones. “En una etapa profesional se trabajará al 100 por ciento para asegurar las finanzas, en otra para balancear la vida de familia y lo laboral, y otra dedicada a prepararse para el retiro”, dicen. Todo ello implicará más estudio pues si bien en las vidas cortas lo que se aprende a los 20 alcanza hasta el final, en un mundo de centenarios se requerirá aprender constantemente. Esto se debe a que robots y sistemas de inteligencia artificial se encargarán de los trabajos mecánicos y repetitivos. Pero al mismo tiempo surgirán nuevos empleos, y para estar a la altura de ese reto la gente tendrá no solo que darse un brochazo en ese nuevo tema, sino “aprenderlo todo desde cero”.

 

Vía: Semana