APUNTES DE “PACHO” MENDOZA

Por: Pacho Mendoza

EL HOMBRE CORDOBÉS. A propósito de un nuevo aniversario de la creación del departamento de Córdoba.

Sector mayoritario – Etnias minoritarias Indígenas Zenúes – Indígenas Embera -Afrocolombianos -Los Franceses – Los sirio–Libaneses – Colonización Antioqueña –

Nota número uno:

Sector mayoritario: La multiplicidad de valores que distinguen al hombre cordobés obedece principalmente a la amplia gama de corrientes étnicas; a la diversidad cultural tan acentuada en la región y al apego a la tierra que lo vio nacer. Aunque ha sido un proceso lento, ya el hombre cordobés tiene una identidad bastante definida. Tanto, que expresiones culturales como el folclor de la región lo siente y expresa cada integrante de la mayoría de sus habitantes, no importa si las raíces de sus ancestros estén en otro continente.

Igual ocurre con la gastronomía, el uso de los productos típicos, el comportamiento extrovertido y tantas manifestaciones sociales consideradas como muy propias.

Etnias mayoritarias: Aunque casi en la generalidad de los cordobeses hay algún conocimiento o reconocimiento de la conformación étnica de la población del hoy departamento de Córdoba, es conveniente enriquecer un poco esos aspectos, en aras del respeto mutuo como principio indispensable de la fraternidad y señalar algunos aspectos que distinguen a cada uno de los grupos aportantes del gran conjunto de la población: Una parte significativa, está representada por las etnias minoritarias como los indígenas, los afrocolombianos y una población procedente de distintas regiones del país, principalmente antioqueña, que lentamente se ha venido radicando en Córdoba, así como el aporte de los sirio-libaneses y en menor grado de los franceses a principios del siglo XX.

Un elemento étnico que hizo su aporte sanguíneo al hoy hombre cordobés, fue el Afrocolombiano. En efecto, a finales del siglo XVII numerosas familias de esa etnia llegaron al Alto San Jorge tras fugarse de las zonas mineras de Buriticá-Cáceres, Remedios y Zaragoza. Los sitios escogidos, por considerar que en aquella época eran los más seguros fueron Uré, al pié de la Quebrada del mismo nombre donde aún está el principal asentamiento y en San Pedro, en la ribera del río de igual nombre.

En Uré se encuentra la mayor población negra, lo cual le ha permitido conservar buena parte de sus tradiciones. También, alto porcentaje de la población costera del departamento de Córdoba, es de origen negro, cuyos antepasados también llegaron bajo el yugo de los conquistadores españoles. Por último, a mediados del siglo pasado y a partir de la creación del departamento, y en forma continua muchas familias oriundas del Chocó, se han radicado en Córdoba. Las primeras llegaron como educadores a Montería pero en lo sucesivo lo hicieron en la mayoría de los demás municipios de esta región hacia 1950, y más aún a partir de la creación del departamento.

I – Indígenas Zenú: En la época prehispánica, el territorio que hoy forma el departamento de Córdoba, fue ocupado por dos familias básicamente: Las de Barlovento, denominadas Caribe, que poblaban la zona costera y la de los Zenúes comúnmente llamada Sinúes que ocupaba las cuencas de los ríos Sinú y San Jorge. Los citados aborígenes llamaban aquella región Panzenú, siendo su función principal la de abastecer de alimentos y muchas materias primas a las otras dos subdivisiones de dicha cultura y que se denominaban Finzenú y Zenúfana o Zenufaná.

Los estudios que se han realizado en torno a dichas culturas precisan que a finales del siglo XVI, los asentamientos Zenúes se desintegraron y por lógica consecuencia, siguió el despoblamiento de su territorio, además de la pérdida de su cultura, principalmente su lengua. Sin embargo, a finales del siglo XVIII llegaron a territorios del Alto Sinú y Alto San Jorge numerosas familias indígenas Emberá, también llamados Emberá-Catíos, Chocoes o Catíos, luego de ser expulsados por los españoles que habían entrado por los ríos Magdalena y Cauca con miras a la explotación de las minas de oro, especialmente en la zona Noroccidental, donde encontraron refugio seguro.

Próxima entrega: El proceso de la Conquista

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*