¡Anote! Remedios caseros para eliminar puntos negros

¡Anote! Remedios caseros para eliminar puntos negros

Los puntos negros son células muertas que al estar expuestas al aire, la capa superior de suciedad en los poros se oxida y se hace del color negro que los caracteriza.

 

Aquí te presentamos algunos tips caseros que te pueden ayudar a eliminarlos uno por uno.

 

– Compra un pegamento (De los que se usan en los colegios-que no sea tóxico). Vaporiza tu rostro con el agua bien caliente o coloca una toalla mojada. Luego aplica el pegamento en las áreas donde están los puntos negros. Espera hasta que se seque completamente. Cuando esté duro, quítalo como si fuera una cinta. Si lo giras, podrás ver que allí están todas las raíces de los puntitos.

 

– La segunda alternativa es aprovechar el baño y quitarlos uno por uno. Calienta la piel del rostro con el agua de la ducha para que los poros se expandan. Si oprimes lentamente y con suavidad, saldrán solos, aunque deben ser poco profundos para ello. Una buena opción es usar una pinza de depilar para quitarlos, una vez que “asoman” por la piel. Así evitarás las marcas.

 

– Usa un exfoliante suave (puede ser una mascarilla casera o comprada) para eliminar todas las células muertas. Al limpiar la piel, sécala bien, dando golpes suaves con una toalla. Coloca una compresa húmeda por unos 10 minutos para suavizar los puntos negros. Seca bien. Arma bolitas de algodón y coloca una en cada punta de tus dedos: así no resbalarán por el rostro y no marcarán tu piel. Aplica una suave presión hasta que vayan saliendo.

 

Este método requiere de un cepillo de dientes que ya no vas a utilizar y dentífrico. Aplica la pasta como si fuera para lavarte los dientes. Moja el cepillo y tu rostro con agua tibia. Cada día antes de ir a dormir por algunos minutos cepilla suavemente en la zona, donde están los puntos negros. Luego esteriliza el cepillo con agua hirviendo, aunque ya lo destines solo a este fin. Lava bien el rostro y aplica una crema hidratante.

 

– Prepara un loción con zumo de lima, aceite de almendras y glicerina en partes iguales. Aplícalo en el rostro todos los días por la noche y déjale actuar al menos 15 minutos. Luego lava la cara con agua tibia. Así eiminarás los puntos negros y también reducirás las manchas en el rostro.

 

– Bate una clara de huevo y aplícala en todo el rostro, pero, principalmente, en las zonas, donde se forman los puntos negros. Coloca dos hojas de papel higiénico o servilleta de papel y espera una hora antes de que se seque bien, es decir, cuando el papel esté duro. Quítalo suavemente. Enjuaga todo el rostro con agua tibia. Seca sin frotar.

 

– Enjuaga tu rostro con agua tibia o caliente para que los poros se abran. Luego coloca en la esquina de la toalla un poco de aceite de oliva o de almendras. Añade pasta de dientes encima. Aplica de manera suave, pero firme, sobre la nariz o en la zona donde tienes puntos negros. Masajea en círculos. Si lo ves necesario, puedes repetir la mezcla. Espera 5 minutos y enjuaga con agua tibia.

 

– Calienta una toalla con la estufa o con agua hirviendo. Sin que te queme, colócala en tu rostro por diez minutos, hasta que se enfríe. Lava el rostro con agua caliente con un jabón neutro. Enjuaga con agua fría para que se cierren los poros y aplica un humectante que no contenga aceites. Luego aplica alcohol y masajea por cinco minutos. Enjuaga.

 

Vía Minuto30