Al oído del Contralor Departamental

Al oído del Contralor Departamental

Por: Rafael Gómez

 

La lucha contra la pobreza en nuestro Departamento, tiene que ser un objetivo de todos nuestros gobernantes,  no, algo meramente retórico y de relleno en los planes de desarrollo. Somos el Departamento, según planeación, el segundo más pobre y quien más investigaciones tiene en la Contraloría nacional y la silenciosa departamental, con un contralor que está en mora de pronunciarse, para saber, si es la continuidad del silencio cómplice de la anterior,  destacada por tapar toda la podredumbre que ha dejado la gran cloaca llamada » administraciones municipales».

 

! Señor contralor¡, mucho se espera de usted no porque se haya destacó en los cargos que ha estado, sinó, por los cuestionamientos que le hacen desde la gran prensa de la Capital.

 

En sus manos está, cambiar estos conceptos y asumir con pulcritud su labor para mejorar la historia de un ente temido por los Alcaldes, desde donde se dice que se presiona y extorsiona.

 

Es su compromiso con su buen nombre, la historia y sólo usted puede mejorar ese rótulo, con políticas más visibles , con informes a la ciudadanía, sin que se confunda a la Contraloría y cómo a veces a rayado en un ente asesor y no de control .

 

 

Solo queremos los cordobeses, entendiendo sus compromisos políticos, que saque carácter y sea capaz de dirigir la Contraloría, al puerto que todos esperamos. Sabemos lo complicado para usted desenmarcarse de su pasado y presente político,  pero defina cómo quiere ser recordado para la posteridad, ¿como uno más de los que  se entregaron a ocultar el robo de nuestro futuro?,  o  defender al pueblo que ha perdido casi la «fe» en sus gobernantes.

 

 

Señor contralor, es usted el resultado de las componendas de quienes quieren cuidar sus espaldas, de quienes eligieron sus diputados, de quienes al presente y futuro quieren tener de su lado un contralor de bolsillo, difícil panorama el suyo.
Pero aún, así creemos que usted puede hacer algo diferente, que puede deslindarse de aquellos que avergüenzan nuestra región, casos como la Educación, desayunos escolare, vías siniestradas, y el sonado caso Zapa, que es la vergüenza más grande de los cordobeses y que lo asimilo a algo monstruoso donde la vida no vale nada. Señor contralor tiene usted la palabra.