La migración internacional ha crecido de manera notable desde el comienzo de este siglo y se calcula que unas 250 millones de personas alrededor del mundo (cifras de la ONU, 2017) buscan en países distintos al suyo nuevas oportunidades de trabajo y estudio, de desarrollar sus conocimientos y competencias y, en general, de mejorar sus vidas.

Como una manera de resaltar el fenómeno mundial de la migración y el desplazamiento de personas, la Organización de las Naciones Unidas (ONU), en asamblea general, reunida el 4 de diciembre de 2000, decretó el 18 de diciembre como el Día Internacional del Migrante.

La aspiración de la ONU es que la celebración anual de la fecha permita un reconocimiento global a la movilización humana en el planeta y permita la difusión de información sobre los derechos humanos y las libertades fundamentales de los migrantes, el intercambio de experiencias sobre el tema entre los países y la formulación de medidas jurídicas para proteger a los grupos de migrantes en todo el planeta.

¿Cómo cómo celebrar este día?

Una manera inteligente y provechosa de celebrar la fecha es poniendo en práctica acciones que permitan alcanzar los objetivos por los que fue creada.
Algunas sugerencias son:

Difundir información veraz y proveniente de fuentes confiables sobre los derechos humanos y las libertades fundamentales de los inmigrantes.

Compartir experiencias enriquecedoras de aquellos que, haciendo acopio de valentía y coraje han comenzado una vida en el exterior.

Reconocer los aportes de los inmigrantes y el impacto positivo que generan en sus respectivas comunidades de origen y de destino.

Ayudar a los líderes comunitarios y gobernantes a formular políticas y medidas para proteger a los inmigrantes y refugiados.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí