‘Marcha por la Vida’ fue masiva en algunas ciudades y decadente en otras

‘Marcha por la Vida’ fue masiva en algunas ciudades y decadente en otras

De manera paralela con la toma de posesión del Presidente Iván Duque, el ex candidato presidencial y senador Gustavo Petro Urrego, lideró el pasado martes 7 de agosto, una movilización de calle denominada ‘Marcha por la Vida’, la cual había sido convocada desde el 10 de julio y que tenía como objetivo “defender la vida y expresar rechazo ante los constantes asesinatos y amenazas en contra de defensores de derechos humanos y líderes sociales”, pese a que simpatizantes del nuevo Gobierno aseguraron que se trataba de un acto contra el Presidente Iván Duque y una muestra de una severa oposición desde los primeros momentos.

Tras el anuncio de la actividad se esperaba una participación significativa y bastante representativa en todas las ciudades capitales del país, debido al alto índice de votación que obtuvo Petro en la segunda vuelta presidencial, lo que sugiere un gran nivel de apoyo de los colombianos para con él.

Sin embargo fueron varias las movilizaciones que no contaron con una gran cantidad de asistentes. Según reseñaron medios nacionales, Cali en el Valle del Cauca, fue la que tuvo mayor participación con más de 16.000 personas, entre indígenas, sindicalistas y otros sectores sociales que se encontraron en el Bulevar del Río, mientras que en el otro lado de la moneda, la participación en Montería, capital de Córdoba, no superò las las expectativas mínimas.

En Cartagena más que una movilización, se realizó fue un plantón en el centro histórico de la ciudad, específicamente en el Camellón de los Mártires. Allí Jimmy Ramírez, dirigente del sindicato de los trabajadores de la educación en Bolívar, aseguró que “las organizaciones sociales vamos a estar vigilantes del actuar de este Gobierno porque el país no espera más para las urgentes transformaciones en temas de educación, salud, y reforma a la justicia”.

En lo que a Bogotá respecta, el inicio de la movilización estaba pautado para que fuese en la carrera 7, sin embargo tuvo su punto de salida en el parque de La Hoja; en Medellín la cita fue en el teatro Pablo Tobón y en el Parque de Los Deseos, y en Barranquilla, en el Cementerio.

La mañana de ese martes 7 de agosto, Petro aseguró a través de su cuenta en twitter que la oposición marchaba “porque han asesinado 330 líderes populares sin respuesta efectiva del Estado. Porque han amenazado a miles de personas con sospecha de autoría de funcionarios públicos. Porque amenazan acabar con la Paz construida. Porque han amenazado a la Justicia”.

En esta contienda el Senador izquierdista representante de la Colombia Humana, fue respaldado por varios de sus simpatizantes, entre ellos quien fuera su fórmula vicepresidencial y ahora integrante de la Cámara, Ángela María Robledo, y también el senador por el Polo Democrático, Iván Cepeda, quien sentenció que la marcha fue “una demostración multitudinaria en 80 ciudades de Colombia y 40 ciudades del mundo y estamos lanzándole al presidente Duque un mensaje de bienvenida, de búsqueda, de tender puentes para un diálogo”.

Otras de las ciudades en las que hubo representación de la oposición fueron Manizales, Caldas; Barrancabermeja, Santander; Ciénaga, Magdalena; y Pereira, Risaralda.

Tras culminar la actividad, politólogos y sociólogos aseguraron que más allá de hacer un llamado al presidente Iván Duque para que ejerza acciones contra los asesinos de líderes sociales y erradicar sus muertes, esta marcha dejó un mensaje muy claro, y es que la fuerza de la oposición que tendrá Colombia durante los próximos cuatro años de gestión presidencial, será ineludible e inocultable, sobretodo porque cuenta con un líder que pese a haber sido derrotado, cuenta con el respaldo y simpatía de un gran y significativo número de colombianos.