Duque, el congreso y la historia

Duque, el congreso y la historia

Con la instalación de las sesiones del nuevo Congreso el 20 de julio llegan viejas y nuevas realidades, el viejo PAÍS con sus vicios monolíticos y su convicción FÉRREA de que a los PRESIDENTES los doblega la “realidad política“, aquella que cree que la matemática electoral no falla y aparecen los mismos con las mismas, los ROY BARRERAS y otros de la misma pelambre que no importa el rótulo partidario que lleven, se confabulan para mantener los privilegios que por décadas, ellos y el ADN POLÍTICO que representan, siempre han ostentado.

Esperamos más bien que las fuerzas que actúan en la OPOSICIÓN sean consecuentes con los resultados electorales y lo mismo haga la bancada del CENTRO DEMOCRÁTICO y sus aliados cercanos y respeten los espacios de la oposición en las DIRECTIVAS DEL CONGRESO y las Comisiones CONSTITUCIONALES PERMANENTES.

Que el equilibrio permita el sano debate, el examen y una labor legislativa donde los ganadores seamos los COLOMBIANOS. Es la hora para que el PRESIDENTE DUQUE haga un gobierno sin presiones por cuotas burocráticas, para desterrar el CLIENTELISMO de nuestra política.

Este tiene que ser uno de los objetivos de esta generación, que USTED DOCTOR DUQUE ENCABEZA, sea usted el PRESIDENTE de un cambio real, sin sectarismos y que nos conduzca a la consolidación de la PAZ entre los colombianos, haciendo respetar los derechos de las víctimas, reorientando el proceso sin que peligre lo ya logrado, pero reafirmando con contundencia la lucha contra quienes han pretendido convertir la violencia y la delincuencia común en DOCTRINA POLÍTICA.

El NARCOTRÁFICO, el gran financiador en las dos últimas décadas del accionar de los violentos, sin importar su ideología, tiene que ser combatido y desterrado y asumir el Estado el control territorial y llevar oportunidades para aquellos compatriotas que han transitado en esta ilegal actividad.

Sea usted doctor DUQUE el PRESIDENTE de una COLOMBIA DIFERENTE, que permita limpiar y depurar la POLÍTICA y brinde acceso al GOBIERNO a los más capaces, y a un lado y en el pasado queden los apellidos que tanto daño le han hecho a nuestro país.

En sus manos está SEÑOR PRESIDENTE que nuestros hijos tengan un mejor futuro, una educación de más calidad, más trabajo y la tranquilidad de andar por nuestras carreteras y campos “sin ÁNGEL de la guarda“.