Todo lo que hay detrás de lo “gratis” en internet

Todo lo que hay detrás de lo “gratis” en internet

Foto: Matam Jaswanth on Unsplash

Lo más importante es reconocer que no sabemos nada acerca de la gran mayoría de las marcas con las que interactuamos en internet. Es un peligro. No tenemos ni idea de todo lo que hay detrás de las supuestas aplicaciones o servicios gratuitos.

Por: Juan David Salgado

A raíz del escándalo mundial por filtración de información de más de 80 millones de cuentas de usuarios de Facebook por parte de la firma Cambridge Analytica, una empresa que emplea minería de datos y análisis de información para estrategias en procesos electorales, queda al descubierto que ningún servicio o aplicación que descargamos en internet es gratis. Nuestros datos valen muchísimo.

¡Hay una mafia detrás de todo esto!

Primero vayamos por lo básico. ¿A quién no le gustan las cosas gratis? A todos nos gustan. Que tire la primera piedra a quien no le gusten. Es más, nos han acostumbrado tanto a los servicios “gratuitos” que ya no queremos pagar un solo peso cuando nos cobran por disfrutar de algún servicio o app que necesitemos usar.

El gran error de todos es que no tenemos ni idea, de todo lo que estamos “dando” a cambio de descargar esa aplicación gratis para nuestro teléfono o registrándonos a ese servicio en línea que necesitamos usar.

Eso que estamos ofreciendo sin darnos cuenta se llama INFORMACIÓN. Sí. Ese tesoro tan valioso que debe ser tan personal como fuera posible, lo están tomando cientos de empresas y en muchos casos no sabemos qué hacen con todos esos datos que obtienen de nosotros.

Por si fuera poco, la información que nos pueden robar se está haciendo cada vez más personal. Los teléfonos inteligentes, por ejemplo, tienen micrófonos, sensores de movimiento y cámaras que pueden vigilar cada paso que das si son interceptados por una persona o empresa con malas intenciones. Los dispositivos domésticos, como termostatos o tomas de corriente conectados a internet y los altavoces inteligentes, pueden reunir información sobre tus actividades en casa: son capaces de escuchar tus conversaciones y saber cuándo no estás.

¡Todo esto asusta!
En un artículo, el New York Times, cita a un abogado de la Electronic Frontier Foundation, una organización sin fines de lucro que se enfoca en los derechos digitales. Él muestra su preocupación diciendo que no sabemos por qué confiamos en una empresa o aplicación en específico con acceso a nuestros datos, sin saber si los venderá, alquilará o compartirá con terceros, sin nuestro consentimiento.

Para que podamos entender de manera más detallada cómo obtienen información las aplicaciones móviles gratis que descargamos, veamos lo siguiente:

Tomé el ejemplo de una aplicación gratuita en la Play Store, es un simple despertador con música y cronómetro. No hace nada más. Lo curioso es que al ver los permisos me doy cuenta que tienen acceso a casi toda mi información: Identidad, calendario, historial de aplicaciones, contactos, ubicación, mensajes, llamadas, archivos multimedia (fotos y vídeos), entre otros. Prácticamente acceso a todo mi teléfono.

La pregunta es, ¿por qué una aplicación sencilla cuya función es despertarme a una hora indicada requiere todos esos permisos? Claramente, así funcionan miles de aplicaciones que aparentemente son gratis y que puede tener acceso a una cantidad inimaginable de información nuestra, la cual puede ser usada con cualquier fin y sin nuestro consentimiento. Allí tenemos el caso específico de lo que hizo Cambridge Analytica con los datos que obtuvo de millones de cuentas de Facebook.

La gran mayoría usa sin nuestra autorización, datos que recolecta de nuestros teléfonos para posteriormente comercializarlos con terceros. Es una forma en la que funcionan su modelos de ingresos y de esa manera poder sostener el desarrollo de aplicaciones. Al final, nosotros acabamos pagando bastante caro el uso de servicios que aparentemente son gratuitos en internet.
Otros casos
El año pasado, The New York Times reveló que Uber compró información sobre Lyft, su principal competidor en el sector del transporte privado en Estados Unidos, a través de Unroll.me, un servicio de correo gratuito que ofrecía a la gente cancelar sus suscripciones a correos publicitarios.

¿Cómo obtuvo Unroll.me datos de Lyft? Unroll.me escaneó los buzones de entrada de los usuarios para buscar información y la vendió a otros negocios; Uber pagó por los datos que hubiera encontrado acerca de los recibos de Lyft. A muchos clientes les pareció engañoso que una empresa que prometía ayudarte a eliminar el correo no deseado de los anunciantes hiciera dinero vendiéndoles su información a ellos y a otras empresas.

En otro caso, una aplicación llamada Soniac estaba disponible el año pasado para los celulares Android en la tienda de aplicaciones Google Play. Soniac se anunció como una aplicación de mensajería y, en efecto, incluía funciones para enviar mensajes de texto. Las características menos evidentes: la aplicación también podía grabar audio sin revelarlo, tomar fotos con la cámara, hacer llamadas y descargar registros de llamadas, entre otras funciones.

Las lecciones que todo esto nos deja
Antes de instalar una aplicación de una empresa de la que nunca has escuchado, revisa las reseñas de los usuarios y haz una búsqueda en la web acerca de la empresa para ver si sus servicios son legítimos.

Además, cuando instales una aplicación, revisa bien los datos a los que tiene acceso. Las aplicaciones de los teléfonos inteligentes te piden permiso para tener acceso a ciertos datos y sensores.

Finalmente, el llamado que dejo es a hacer un uso responsable de la tecnología, por cada clic, cada app que descargues y cada servicio en línea que uses, debes prestar especial cuidado como si estuvieras en un supermercado viendo si los productos son seguros para ingerir y mirando al detalle cada etiqueta.

Comentarios

Comentarios