Según un estudio, los cigarrillos ‘light’ son más peligrosos que los normales

Según un estudio, los cigarrillos ‘light’ son más peligrosos que los normales

En los años 1950 se pensaba que a menor contenido de nicotina y alquitrán menores serían los efectos adversos del cigarrillo en la salud. Para esto se desarrollaron ciertos cambios en los cigarrillos que llevaron a la promoción del concepto de cigarrillo “light” (bajo contenido de nicotina y alquitrán”); una alternativa supuestamente más “segura” que los cigarrillos comunes. Estos cambios incluían:

-Filtros de celulosa (para atrapar al alquitrán).
-Papel altamente poroso (para permitir que se liberen los químicos tóxicos).
-Agujeros de ventilación cerca de los filtros (para diluir el humo con el aire).
-Distintas mezclas de tabaco.

Los cigarrillos “light” son más peligrosos para la salud que los normales, y han contribuido al fuerte aumento de un tipo de cáncer de pulmón, según un estudio publicado el pasado lunes.

Investigadores repartidos en cinco centros de investigación sobre el cáncer en Estados Unidos concluyeron que estos cigarrillos, que tienen filtros agujereados, explicarían el aumento en los últimos 50 años del adenocarcinoma pulmonar.

Este tipo de cáncer es el más común entre los fumadores en la actualidad.
La frecuencia de otros tipos de tumores pulmonares ha disminuido, en la medida en que el número de fumadores en Estados Unidos ha caído de forma constante durante décadas. Los resultados de estos análisis confirman lo que los investigadores sospechaban desde hace años y que va a contramano de lo que afirma la industria del tabaco respecto a que los cigarros “light” son menos dañinos.

Los filtros con agujeros de ventilación fueron lanzados al mercado hace medio siglo. “Estos fueron diseñados para engañar a los fumadores y a los responsables de la salud pública”, dice el doctor Peter Shields, director adjunto del Centro Oncológico Integral de la Universidad Estatal de Ohio, uno de los principales autores del estudio publicado en la revista del National Cancer Institute.

“El análisis de nuestros datos sugiere claramente una relación entre el número de agujeros agregados a los filtros de cigarrillos y un incremento de las tasas de adenocarcinomas pulmonares en los últimos 20 años”, sostiene el investigador.
Igualmente, consideran que son necesarias más investigaciones para confirmar que la eliminación de los agujeros en los filtros no se traduciría en un aumento de la adicción a la nicotina o en una mayor exposición a los agentes tóxicos de los cigarrillos.

Más de 36 millones personas son fumadores en Estados Unidos, y el 40 % de los cánceres diagnosticados en el país están relacionados con el tabaquismo, según los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC).

Comentarios

Comentarios