Santos en su laberinto

Santos en su laberinto

Este gobierno, el del presidente SANTOS, ha vivido realmente como en una montaña rusa. Ha sido un gobierno de altibajos constantes y de tal frecuencia que parece que un escándalo opacara los importantes logros que se alcanzan en distintas áreas.

La causa principal de esta inestabilidad mediática la constituye, sin duda, la permanente confrontación con sus antiguos aliados, porque con los que antes eran enemigos, se está ahora en romance, se está haciendo la PAZ.

Es incomprensible para la comunidad internacional, que esta situación esté ocurriendo precisamente en el mejor momento de Colombia para lograr terminar un largo conflicto, y cuando se ha logrado un acuerdo con una fuerza, con más de 50 años de beligerancia, que era renuente a sentarse con representantes de lo que llamaban la oligarquía criolla.

Es por eso que hoy, aun en medio de los más grandes escándalos de corrupción que cobijan a varios países del mundo, incluido el nuestro, debemos celebrar que se esté consolidando este acuerdo.

No podemos los colombianos dejarnos arrastrar por este turbulento río de odios políticos y vanidades, este es el momento de la sociedad golpeada, la que no se escucha, la lejana, la rural y marginal. No nos dejemos confundir, a pesar de los horrores que haya cometido Santos, el bien superior tiene que prevalecer sobre todas aquellas circunstancias que puedan obstruir el camino hacia la PAZ que anhelamos todos los colombianos.

A Santos la historia lo juzgará y la justicia Colombiana tendrá que investigarlo para que responda por sus errores. Pero ahora el país tendrá que reconocerle lo logrado: que miles de fusiles se silencien, dejen de segar más vidas y se logre reconstruir nuestra sociedad en medio de la diversidad y aun de la indiferencia de muchos.

Comentarios

Comentarios