Los Garzones de ayer y hoy

Los Garzones de ayer y hoy

Eran los tiempos del pasado cuando era un caserío, un pueblo, un villorrio, en todo caso era una población apacible y calmada y por sus calles de arena y polvorín en tiempo de verano, a orillas de aquel caño maravilloso y mágico transitaban las gentes de aquel viejo pueblo de los antepasados y de muchos recuerdos.

 

 
En sus tierras fértiles y frescas, se cultivaba de todo, y el ganado pastaba apaciblemente, por los campos y los playones, era tierra de campesinos y ganaderos, de gente buena y noble, que vivía de lo que ella producía. Vienen a la mente aquellos recuerdos donde la tía Bienvenida nos recibía sonriente, y nosotros corríamos a comer toda clase de frutas en aquel patio solariego, que nos brindaba la sombra en aquellos días de verano.

 

 
En esa época, se instalan los transmisores de La Voz de Montería, eso fue todo un acontecimiento en el pueblo, porque ya comenzaba una nueva era , con la llegada de la radio, los pobladores ya tenían una nueva perspectiva de progreso y desarrollo, cuentan algunos habitantes de Garzones como Tomás Alarcón, que era el inspector de policía para la época y fue la persona que consiguió el lote para el montaje de la antena y los transmisores de la emisora.

 

 
Los personajes del pueblo, eran entre otros; Francisco Gómez, Víctor Cuello y José Dolores González, , el transmisorista de la emisora era Alejandro Ceballos y se destacaba El Mocho Jiménez, quien además de ser músico, era mecánico de bicicletas.

 

 
Los Garzones era un pueblo pintoresco, donde no ocurría nada extraño y todo se desarrollaba en completa calma y sus habitantes, disfrutaban de una vida apacible y sin afanes en donde el progreso iba llegando a cuentagotas, no había problemas de peleas y todos eran amigos o familia entre sí.

 

 
Aquellas casas de madera con techos de zinc, todavía están en mi memoria, los patios solariegos con árboles frutales, como níspero, fruta de pan, mango de todas las clases, zapote, guayaba y todas las frutas que se daban a orillas de aquel caño, afluente del gran río Sinú, que bañaba todas esas tierras, las más fértiles del mundo, como decía la famosa promoción, pobrecito del Perú, si se descubre el Sinú, tenían vigencia y se sentía uno en la tierra prometida, pero nada que llegaba el progreso al pueblo.

 

 

 

 

cronica

 

 
Los Garzones ya era un corregimiento de Montería, quizá el más grande y los gobernantes no invertían en obras para el pueblo, pero de todas maneras , el progreso tenía que llegar.

 

 
Llega el ahora, y a Los Garzones, comienza a llegar el transporte urbano y por ende, tuvieron que construirse vías o calles, hubo que hacer el alcantarillado, las redes de energía se extendieron, el agua potable era un hecho, la cantidad de habitantes creció, en otras palabras el barrio se fue habitando y la necesidades básicas tenían que ser satisfechas.

 

 
En la actualidad Los Garzones , tienen alrededor de 6 mil habitantes y el movimiento comercial es notable, aquellas construcciones del pasado, han dado paso a casas más modernas y bien acondicionadas, con todas las comodidades de la era moderna, aquella vieja casa de palmas y tablas, alberga un sitio de diversión, hay canchas deportivas, la vieja iglesia está dando paso a una gran construcción, más moderna , con más comodidades para los feligreses, bajo la tutela del cura párroco, el sacerdote Félix Ortiz, quien por estos días de la celebración de las festividades en honor de la Virgen de la Concepción, realizó bautismos, primeras comuniones y matrimonios colectivos, todas estas actividades fueron un completo éxito.

 

 

 

cronica-4

 

 
Sabemos y somos conscientes, que en este barrio o corregimiento de Montería, hay muchas cosas por hacer, como lo es el mejoramiento de las vías, en algunos sectores , en la parte de la educación, hay escuelas y colegios con buena cobertura y locales amplios y los estudiantes del pueblo, cuentan con todas las facilidades, y la cercanía con la oferta de las universidades, lo hacen privilegiado.

 

 
Los Garzones, va a seguir en nuestros recuerdos, como aquel remanso de paz, que siempre ha sido y que la bondad y la sencillez de sus gentes, va a ser la nota predominante y estamos seguros que las generaciones venideras va a continuar con ese legado de sus antepasados, como gente trabajadora y honesta, pero con ganas de ver el progreso para su pueblo.

 

 
Definitivamente, Los Garzones es y seguirá siendo parte de esas tierras donde el creador puso su mirada y será tierra fértil y rica para sus habitantes, por eso siempre vamos a decir que el pasado y el presente siempre van a ser importantes.

 

 

 

Comentarios

Comentarios